martes, 3 de mayo de 2016

Procesos de producción

Publicado por Sofia Tortora en 12:24
Para esta actividad elegí el proceso de producción del chocolate:






QUE ES EL PROCESO PRODUCTIVO?
Se conoce como proceso productivo a la forma en que una serie de insumos se transforman en productos mediante la participación de una determinada tecnología (combinación de mano de obra, maquinaria) dicho de otra forma un proceso productivo es el conjunto de operaciones que mediante recursos técnicos y humanos transforman la materia prima en un producto, a demás el proceso productivo puede realizarse de manera artesanal o industrial.

     
ETAPAS DEL PROCESO PRODUCTIVO
ENTRADA;
TRANSFORMACIÓN DE LA MATERIA PRIMA
SALIDA O PRODUCTO FINAL

  • Los pasos del proceso son los siguientes:
  1. Los granos de cacao llegan a la fábrica de chocolate secos.
  2. Los granos se ponen en una maquina donde se quiebran y se separan en cascarillas y pulpas.
  3. Las cubiertas largas y delgadas son eliminadas, y las pulpas caen hacia abajo. 
  4. Las pulpas se tuestan en una tostadora gigante.
  5. Para endulzar el chocolate (líquido) se mezcla con azúcar y otros ingredientes en una mezcladora gigante hasta que se transforma en una pasta de chocolate dulce, espesa y arenosa. 
  6. La textura arenosa se trabaja gradualmente con una serie de 5 rodillos que eliminan la humedad y la refinan en partículas mas pequeñas. Al terminar queda reducido en polvo seco.
  7. Una cinta transportadora, transporta el polvo y lo lleva a la maquina mas importante del proceso de fabricación del chocolate, el conche.
  8. Dentro del conche se rehidrata el polvo con manteca de cacao, y se mezclan durante horas o hasta días, para obtener una textura cremosa. 
  9. Luego de 16 horas de mezclado, el chocolate es transformado en barra por una maquina.
  10. Pasan rápidamente por un tubo de enfriamiento
  11. Otra maquina envuelve las barras, y luego otra les coloca un envoltorio decorativo. 

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Blog de Sofi Copyright © 2012 Design by Antonia Sundrani Vinte e poucos